Manuel de Bernardo Álvarez del Casal

Manuel de Bernardo Álvarez del Casal (Bogotá, el 21 de mayo de 1743 – el 10 de septiembre de 1816, Bogotá) era una cifra de Criollo influyente en Nueva Granada en el momento del movimiento de independencia. Ocupó varias posiciones importantes en el gobierno rebelde. También era el tío de Antonio Nariño, el precursor de la independencia. Sirvió del presidente del estado rebelde de Cundinamarca en 1814.

Fondo

Álvarez' el padre, Bernardo Álvarez, era un abogado del Consejo de Royal de Castile antes de que se llamara al acusador de Royal Audiencia de Bogotá. Llegó a Bogotá con su familia en 1736. Manuel nació allí unos años más tarde.

Su hermana Catalina se casó con Vicente Nariño y Vásquez, el contable para Bogotá. Su hijo, Antonio Nariño y Alvarez del Casal, se considera el precursor de la independencia colombiana.

Álvarez estudió la jurisprudencia y las humanidad en Colegio de San Bartolomé a partir de 1762 hasta 1768. En el año último recibió un doctorado en teología y humanidad y se hizo un profesor de la ley civil y eclesiástica. Se reconoció que ejercía de abogado antes de Audiencia.

También en 1768 se casó con Josefa Lozano de Peralta, la cuarta hija de primer Marqués de San Jorge. Este matrimonio le alió no sólo con la familia Marqués, uno de los más ricos en la capital, sino también con muchas otras familias ricas e influyentes de la colonia.

De 1768 hasta el Grito de Independencia el 20 de julio de 1810, Álvarez trabajó para la administración española en Bogotá como un contable en varios departamentos. Comenzando en 1789 era un miembro del ayuntamiento de Bogotá. El 11 de agosto de 1793 su suegro, Jorge Miguel Lozano, se detuvo y se encarceló en Cartagena, donde murió. El año siguiente su sobrino Nariño publicó una traducción española de Derechos del Hombre y también se detuvo.

El grito de independencia

En el momento del Grito de Independencia en 1810, Álvarez era un miembro del ayuntamiento, y en esa capacidad firmó la Declaración de independencia. Se hizo la parte de la Junta Gobernante Suprema, presidida por José Miguel Pey de Andrade, y el 26 de julio Álvarez firmó el documento que retira el reconocimiento del Consejo de Recuerdos en España. Se llamó a la sección de la tesorería de la Junta, y también comenzó a corregir el Aviso al Público periódico (Advertencia al Público).

Usó estas dos posiciones (miembro de la Junta y redactor del periódico) para hacer una campaña a favor de la liberación de su sobrino, que todavía era un preso en Cartagena. A pesar de mucha oposición, Nariño se liberó y llegó atrás a la capital el 8 de diciembre de 1810.

El congreso supremo

La Junta se arregló de parientes y parientes políticos de Marqués de San Jorge, pero ejerció el control sólo en la capital de los vicederechos. Un movimiento de oposición desarrolló en Tunja bajo la dirección de Camilo Torres y a Tenorio, que exigió un sistema federal de gobierno. El 6 de noviembre de 1810, un Congreso Supremo de las seis provincias se convocó para resolver estas diferencias. Los delegados eran Andrés Rosillo del El Socorro, Camilo Torres de Pamplona, Ignacio Herrera de Nóvita, León Armero de Mariquita, Manuel Campos de Neiva y Álvarez de Bogotá. Álvarez se llamó al presidente.

El Congreso se reunió el 22 de diciembre, y en Álvarez' el nombramiento eligió Nariño como el secretario, pero hizo poco progreso en la adopción de una forma del gobierno. Fue sustituido pronto por un congreso constituyente, que creó el estado de Cundinamarca con Jorge Tadeo Lozano de Peralta, el cuñado de Álvarez, como su primer presidente (el 26 de marzo de 1811 - el 19 de septiembre de 1811).

El estado de Cundinamarca

Álvarez y Nariño ahora se unieron juntos para defender el sistema centralista y exigir la dimisión de Lozano, usando el La Bagatela periódico para declarar su caso. Lozano realmente dimitió, y Nariño asumió la presidencia. Dentro de poco a partir de entonces se hizo el dictador (el 21 de septiembre de 1811 al 19 de agosto de 1813).

Sin embargo, Nariño era incapaz de consolidar el poder en todas partes de los vicederechos. Tunja siguió en la oposición fuerte. El 4 de octubre de 1812 en el Villa de Leiva, un congreso federalista se encontró. Álvarez era uno de dos delegados de Cundinamarca. Tan ardientemente defendió las posiciones centralistas de su sobrino, que el congreso ordenado a ambos delegados de Cundinamarca encarceló.

Mientras tanto, dos generales ordenados por Nariño detener a opositores de su sistema centralista, en cambio desertaron a los federalistas. Juntos con Camilo Torres atacaron Bogotá el 9 de enero de 1813. El ataque se rechazó. El 16 de julio de 1813, el congreso constituyente, con Álvarez que sigue como el presidente, declaró a Cundinamarca incondicionalmente independiente de España y bajo ninguna soberanía, pero ese de Dios y la gente.

Durante esta confusión, una fuerza española bajo Juan Sámano invadió el territorio desde el sur. Nariño dimitió la dictadura para tomar el control personal de la defensa de la insurrección, abandonando a su tío Álvarez responsable del gobierno (el 14 de mayo de 1814 - el 12 de diciembre de 1814). Nariño dejó la capital el 21 de septiembre de 1814, con la esperanza de tomar Quito, y quizás hasta Lima, de los españoles. Sin embargo se derrotó pronto y propio preso tomado.

Los federalistas ahora organizaron una nueva ofensiva contra Cundinamarca, esta vez con la ayuda del coronel venezolano Simón Bolívar. Álvarez rechazó rendirse a las Provincias Unidas o hacer un acuerdo con la oposición de Tunja o con Bolívar. Bolívar atacó la ciudad, que se cayó el 11 de diciembre de 1814. Álvarez volcó el poder, preguntando sólo las garantías de la seguridad para españoles y partidarios de Criollo de los recuerdos. A partir de entonces se retiró a la vida privada.

Detención y ejecución

El 26 de mayo de 1816, los españoles bajo Pablo Morillo conquistaron de nuevo la ciudad de Bogotá, y Morillo estableció un tribunal para juzgar Criollos que había participado en la insurrección. Álvarez y otros miembros de su familia ampliada se detuvieron, se procesaron y se condenaron a la muerte. La oración de Álvarez se realizó el 10 de septiembre de 1816, en el Parque de Santander en Bogotá.

Enlaces externos



Buscar